El contrato fijo discontinuo | Guía 2024

¿Te has preguntado alguna vez si existe un tipo de contrato que combine la estabilidad del empleo indefinido con la flexibilidad requerida por las fluctuaciones estacionales o de producción? El contrato fijo discontinuo es precisamente esa solución, diseñada para adaptarse a las necesidades de las empresas y los trabajadores en sectores con demandas de empleo variables. En este artículo, profundizaremos en todos los aspectos del contrato fijo discontinuo, desde su definición hasta los derechos y obligaciones que conlleva, proporcionando ejemplos concretos para ilustrar su aplicación práctica.

¿Qué es el Contrato fijo discontinuo?

El contrato fijo discontinuo es un tipo de contrato de trabajo indefinido pero intermitente, ideal para trabajos que no requieren una prestación continua o regular durante todo el año. Esta modalidad de contrato es especialmente prevalente en industrias donde la demanda de mano de obra no es constante, sino que varía según la estacionalidad, proyectos específicos o ciclos de producción determinados o indeterminados.

Características principales

  • Indefinido: a diferencia de los contratos temporales, el contrato fijo discontinuo no tiene una fecha de finalización establecida, proporcionando una mayor seguridad de empleo a largo plazo.
  • Intermitente: la actividad laboral no se realiza de manera continua sino en períodos específicos que pueden estar definidos de antemano o ser determinados por la aparición de las necesidades de la empresa.
  • Flexible: la duración del trabajo y los períodos de actividad son acordados según las necesidades de la empresa y las características del sector.

Legislación aplicable

Regulado por el artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores, el contrato fijo discontinuo debe formalizarse por escrito, especificando claramente la naturaleza de la intermitencia y las condiciones de trabajo. Además, cualquier llamamiento para reanudar la actividad debe hacerse conforme a lo establecido en el convenio colectivo aplicable, o en su defecto, lo acordado directamente con la empresa.

Cómo se celebra el contrato fijo discontinuo

La celebración de este tipo de contrato es rigurosa en cuanto a su formalización. De acuerdo con el artículo 16.2 del Estatuto de los Trabajadores, es obligatorio que el contrato se formalice por escrito. Debe incluir elementos esenciales como:

  • Duración del período de actividad: tiempos en los que se espera que el trabajador desempeñe sus funciones.
  • Jornada y distribución horaria: estas pueden ser estimadas inicialmente y concretadas al momento del llamamiento.

El llamamiento en el contrato fijo discontinuo

El llamamiento es el proceso mediante el cual se notifica al trabajador la necesidad de reincorporarse al trabajo. Este proceso debe seguir los criterios establecidos en el convenio colectivo relevante o los acuerdos con la empresa. Es fundamental que el llamamiento se realice de manera formal y con suficiente antelación para garantizar la organización tanto del empleado como de la empresa.

Derechos y obligaciones durante el llamamiento

  • Notificación adecuada: el trabajador debe ser informado de manera clara sobre cuándo y cómo se reincorporará a su puesto.
  • Condiciones de trabajo: deben ser especificadas al momento del llamamiento.

Ejemplos de aplicación del contrato fijo discontinuo

  1. Turismo y hostelería: en un hotel, los empleados pueden ser contratados bajo esta modalidad para trabajar únicamente durante la temporada alta de verano o invierno.
  2. Educación: profesores que trabajan solo durante el período escolar, quedando inactivos en verano.

¿Cuándo finaliza un contrato fijo discontinuo?

La extinción de un contrato fijo discontinuo puede producirse por varias razones, similar a otros tipos de contratos indefinidos, aunque tiene algunas particularidades debido a su naturaleza intermitente. Estos son los motivos y circunstancias bajo las cuales se puede dar por finalizado este tipo de contrato:

Mutuo acuerdo entre las partes

Como en cualquier relación laboral, el contrato puede terminar si ambas partes, empleador y trabajador, acuerdan de manera consensuada dar por finalizado el contrato. Este acuerdo debe ser expresado claramente y preferiblemente documentado para evitar malentendidos o disputas legales posteriores.

Dimisión del trabajador

El trabajador puede decidir voluntariamente terminar su relación laboral renunciando a su puesto. Para ello, debe comunicar su decisión al empleador, generalmente proporcionando el preaviso que establezca el convenio colectivo aplicable o el propio contrato.

Despido

El empleador puede terminar el contrato por varias razones de despido:

  • Despido disciplinario: por incumplimientos contractuales graves y culpables por parte del trabajador.
  • Despido objetivo: por causas objetivas como ineptitud del trabajador, adaptaciones técnicas o económicas, entre otras. Este tipo de despido requiere una indemnización y un preaviso conforme a la ley.
  • Despido colectivo: por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción que afecten a un número significativo de trabajadores.

Jubilación o incapacidad del trabajador

El contrato también puede extinguirse por la jubilación o incapacidad permanente del trabajador, situaciones que hacen imposible la continuación de la actividad laboral.

Fallecimiento

Tanto el fallecimiento del trabajador como el del empleador (si es un empresario individual y la continuidad del negocio no es viable) son causas de extinción del contrato.

Por causas consignadas en el contrato

A veces, los contratos incluyen cláusulas que especifican otras circunstancias bajo las cuales el contrato puede extinguirse, como el fin de la temporada de trabajo para la que fue contratado el trabajador, aunque siendo fijo discontinuo, el contrato no se extingue, sino que entra en un período de inactividad hasta el siguiente llamamiento.

Falta de llamamiento

Antes de la reforma laboral de 2022 en España, la falta de llamamiento por parte del empleador podía considerarse como un despido tácito, es decir, un despido no declarado formalmente pero efectivo en la práctica. Sin embargo, tras la reforma, la situación se ha vuelto más compleja, y la falta de llamamiento debe manejarse con cuidado, pudiendo requerir la intervención legal para determinar si equivale a un despido.

Cambio de contrato a indefinido ordinario

En algunos casos, si se ofrecen y aceptan puestos de trabajo fijos ordinarios dentro de la misma empresa, el contrato fijo discontinuo puede transformarse en un contrato indefinido ordinario, concluyendo así la modalidad discontinua.

¿Cómo encontrar un abogado especializado en contratos fijos discontinuos?

Si deseas consultar con un abogado especialista, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.