Finiquito o liquidación: qué es y cómo firmar | Guía 2024

¿Fin de tu etapa laboral y te han entregado el finiquito? Antes de firmar, asegúrese de entender cada detalle. Te mostramos cuál es la diferencia entre el finiquito y la liquidación, mostrándote cómo proteger tus derechos y qué hacer si no estás de acuerdo con las cifras presentadas

¿Qué es el finiquito o liquidación?

Cuando finaliza una relación laboral en España, independientemente de si es por despido, finalización de contrato o renuncia voluntaria, se genera un documento conocido como finiquito o liquidación. Este documento no solo certifica el cierre de las obligaciones laborales entre empleados y empleadores, sino que también detalla las remuneraciones pendientes que deben liquidarse. Estas remuneraciones pueden incluir el salario proporcional no pagado, el pago por vacaciones no disfrutadas y las pagas extras. Es fundamental que el trabajador comprenda cada componente que forma parte de este documento.

Importancia de revisar el finiquito antes de firmar

El finiquito es la última interacción financiera entre la empresa y el empleado, y su firma implica la aceptación de las cuentas finales. Sin embargo, firmarlo sin una revisión detallada puede llevar a la pérdida de derechos o compensaciones que legalmente corresponden al trabajador. Por lo tanto, es esencial verificar meticulosamente cada parte del documento, asegurándose de que todos los pagos y deducciones estén correctamente contabilizados y calculados.

Distinción entre finiquito e indemnización por despido

A menudo, se confunden los términos «finiquito» e «indemnización», pero es necesario entender sus diferencias. El finiquito abarca los salarios y beneficios pendientes hasta la fecha de terminación, mientras que la indemnización por despido se refiere a la compensación adicional que se otorga cuando el despido se produce bajo circunstancias que la ley reconoce como injustas o improcedentes. La indemnización depende de la antigüedad, el tipo de contrato y las circunstancias del despido, y no todos los finiquitos incluyen una indemnización.

¿Qué conceptos se incluyen en el finiquito?

Los elementos típicos de un finiquito incluyen:

  • Salarios pendientes: dinero debido por los días trabajados durante el último período de pago.
  • Vacaciones no disfrutadas: compensación por las vacaciones acumuladas y no disfrutadas.
  • Pagas extras: si no están prorrateadas en los pagos mensuales, se debe incluir la parte proporcional.
  • Deducciones: cualquier cantidad que el empleado deba reembolsar, como adelantos o préstamos.
  • Indemnización: si aplica, según la causa y condiciones del despido.

Procedimiento para firmar el finiquito

Antes de firmar el finiquito, el empleado debería tomar las siguientes precauciones:

  1. Revisión detallada: verificar que todas las importaciones y conceptos estén correctos.
  2. Consultar con un experto: si hay dudas, es recomendable consultar con un abogado laboral o un representante sindical.
  3. Firmar como ‘No conforme’: si no está de acuerdo con el contenido del finiquito, puede firmarlo indicando «No conforme», lo que permite reservar el derecho a reclamar diferencias.

Qué hacer si no estás de acuerdo con el finiquito

Pero, ¿qué sucede si los números no cuadran o si hay discrepancias significativas en los conceptos que se incluyen? En este punto puedes reclamar, pero es necesario que sigas una serie de pasos. 

Pasos a seguir si hay desacuerdos en el finiquito:

  1. Revisión detallada: antes de firmar cualquier documento, es esencial revisar todos los detalles. Asegúrese de que el finiquito incluya todos los conceptos adeudados, como el pago por días trabajados, vacaciones no disfrutadas, pagas extras no prorrateadas y cualquier otra compensación que corresponda.
  2. Consultar con un experto: si no entiendes algún aspecto del finiquito o crees que las cantidades no son correctas, es aconsejable consultar con un experto en derecho laboral. Un abogado especializado puede ofrecerle una interpretación clara de sus derechos y ayudarle a entender mejor las cifras.
  3. Negociación con el empleador: si identifica errores o discrepancias, el siguiente paso es discutir estos puntos con su empleador. A menudo, los errores en el finiquito pueden ser simples equivocaciones que se pueden rectificar de manera amistosa.
  4. Firmar con reservas: si necesita más tiempo para resolver la situación o si esperas la intervención de un abogado, puede optar por firmar el finiquito indicando que lo haces “No conforme”. Esto te permite aceptar el documento provisionalmente, mientras mantienes el derecho a reclamar ajustes o correcciones posteriores.
  5. Mediación o conciliación laboral: si la negociación directa con el empleador no resuelve las diferencias, puedes solicitar una mediación o conciliación a través de los servicios de mediación laboral disponibles en tu comunidad autónoma. Este proceso puede ayudar a llegar a un acuerdo sin necesidad de procedimientos judiciales.
  6. Acción legal: como último recurso, si las negociaciones y la mediación no resultan, puedes presentar una reclamación formal ante los tribunales. Este paso debería considerarse solo después de agotar las otras opciones, dado que puede ser más largo y costoso.

Importancia de actuar a tiempo

Es vital actuar rápidamente si encuentras problemas con tu finiquito, ya que existen plazos legales para presentar reclamaciones laborales. En España, generalmente tienes un plazo de 20 días hábiles después de recibir el finiquito para impugnarlo ante el juzgado de lo social si no se llega a una solución amistosa.

¿Cómo encontrar un abogado para gestionar un finiquito o liquidación?

Si deseas consultar con un abogado especialista, te invitamos a rellenar el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tras ello, tu petición se enviará a Melendos, una plataforma legal de confianza que conecta a personas como tú con abogados, permitiéndote obtener presupuestos de hasta tres abogados especializados.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.