¿Me pueden despedir si no acepto trabajar a tiempo parcial? | Guía 2024

Imagina que, tras años de trabajar a tiempo completo, tu empresa te propone repentinamente cambiar a un contrato a tiempo parcial, alegando razones económicas o una disminución de la carga de trabajo. Este escenario, que a primera vista parece un ultimátum, es en realidad un complejo proceso regulado por normativas laborales que buscan equilibrar los intereses de la empresa con la protección de los trabajadores. En España, el marco legal ofrece tanto a empleados como a empleadores un conjunto de reglas claras sobre cómo pueden gestionarse estas situaciones.

El marco legal: ¿qué dice la ley?

Según el Estatuto de los Trabajadores y varias sentencias del Tribunal Supremo, aunque el empresario no puede cambiar unilateralmente tu contrato de tiempo completo a tiempo parcial, existen circunstancias bajo las cuales se puede producir una modificación sustancial de las condiciones de trabajo. Este proceso está regido por el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, que estipula que, ante cambios significativos en las condiciones de trabajo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, el empleador puede proponer modificaciones siempre que se cumplan ciertos requisitos de notificación y justificación.

Negativa del trabajador: ¿cuáles son las consecuencias?

Si te encuentras en desacuerdo con la propuesta de cambiar tu jornada a tiempo parcial, es tu derecho rechazar la modificación. Sin embargo, aquí es donde el panorama se complica. La ley establece que, si bien no puedes ser despedido por el mero hecho de rechazar la conversión, la empresa podría iniciar un procedimiento de despido objetivo amparándose en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, siempre que estas causas se acrediten debidamente.

Protección frente a las represalias directas

El artículo 12.4.e) del Estatuto de los Trabajadores establece un principio de protección al empleado que se niega a convertir su contrato a tiempo parcial, protegiéndolo explícitamente de despidos o represalias por esta causa. Este blindaje legal es una garantía fundamental que impide que el rechazo a una reducción de jornada se traduzca automáticamente en una desvinculación laboral.

Las consecuencias del marco legal

No obstante, la protección no es absoluta. La normativa permite al empleador recurrir a la figura del despido objetivo, basado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, siempre y cuando pueda justificar adecuadamente estas razones. Esto significa que, aunque el trabajador esté protegido contra una represalia directa por negarse al cambio, la empresa podría, en última instancia, organizar un despido objetivo si demuestra que la medida es necesaria para la viabilidad del negocio y cumple con los requisitos legales, incluyendo el preaviso correspondiente y el pago de la indemnización estipulada.

El derecho de impugnación

Ante un despido objetivo, el trabajador no está desamparado. La legislación laboral le confiere el derecho a impugnar la decisión ante los tribunales, donde podrá argumentar sobre la falta de justificación del despido, la inadecuación de las causas alegadas o cualquier otro vicio en el procedimiento. Esta es una vía fundamental para aquellos empleados que consideren que su despido ha sido injusto o que la negativa a la conversión del contrato no ha sido el verdadero motivo detrás de la decisión empresarial.

Protección del trabajador

Aunque pueda parecer que la balanza se inclina a favor del empleador, la legislación laboral española brinda protección a los trabajadores para evitar abusos. El despido objetivo debe ser justificado con pruebas claras de la necesidad de la medida y, además, el trabajador tiene derecho a una indemnización y a impugnar el despido si considera que no se ajusta a derecho.

En el marco de un despido objetivo justificado por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, el trabajador tiene derecho a recibir una indemnización cuya cuantía está determinada por la ley. Esta indemnización busca compensar al empleado por la pérdida de empleo y facilitar su transición hacia una nueva oportunidad laboral. Además, el trabajador conserva sus derechos económicos acumulados, como el salario pendiente de pago, las vacaciones no disfrutadas y cualquier otro concepto retributivo devengado.

¿Cómo encontrar un abogado por un despido por no aceptar trabajar a tiempo parcial?

Si estás interesado en consultar con un abogado especialista, simplemente rellena el formulario disponible en esta misma página en la que te encuentras ahora.

Tu solicitud se enviará a Melendos, una plataforma legal líder en España, la cual te brinda la oportunidad de que hasta tres abogados especialistas revisen tu caso y te ofrezcan un presupuesto personalizado.

Todo ello con la comodidad de gestionarlo desde tu hogar y la seguridad de estar en contacto con abogados de primer nivel.